Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba en sus relaciones con el Teatro Nacional de Cuba

En 1960, Alicia Alonso y el Ballet Nacional de Cuba realizaron sus primeras actuaciones en la Sala Covarrubias del Teatro Nacional, el único espacio escénico habilitado entonces en ese coliseo. La Alonso interpretó los pas de deux: El Cisne Negro, del III acto de El lago de los cisnes, acompañada del bailarín argentino Rodolfo Rodríguez, y el de “El Hada Garapiñada y su Caballero”, del II acto de Cascanueces, en diferentes espectáculos. La compañía presentó en los primeros años de la década del 60 un amplio repertorio, que incluyó entre otros los ballets: Caín y Abel y Delirium, de José Parés; Calaucán, de Patricio Bunster; Despertar, de Enrique Martínez; Bodas de Aurora, de V. Zaplin sobre original de M. Petipa; Crónica nupcial, de Ramiro Guerra y Concerto, de Alberto Alonso.

El 3 de septiembre de 1979, se produce la apertura de la Sala Avellaneda, en ocasión de la Gala Especial ofrecida a los delegados a la VI Cumbre de Países No Alineados; en ella la prima ballerina absoluta baila escenas del ballet Carmen, de Alberto Alonso, acompañada de Orlando Salgado (Don José), Aurora Bosch (El Destino), Rodolfo Castellanos (Escamillo), Hugo Guffanti (Zúñiga), solistas y cuerpo de baile del BNC.

El 26 de septiembre de 1980, la Alonso volvió a presentarse en la Sala Avellaneda junto al elenco del BNC en una interpretación de la versión completa de Carmen, durante una Gala ofrecida en saludo al XX Aniversario de los C.D.R.

Entre 1980 y el 2006, el Teatro Nacional se convierte en una de las sedes del Festival Internacional de Ballet de La Habana. En el escenario de la Avellaneda se han presentado grandes obras de la tradición romántico-clásica del siglo XIX, entre las cuales figuran: Coppélia, Giselle, La bella durmiente, Don Quijote, El lago de los cisnes y Cascanueces. En las presentaciones de los grandes clásicos han tomado parte las estrellas del BNC, así como artistas invitados de fama mundial, acompañados por el cuerpo de baile del BNC.

Es de destacar que fue en la Sala Avellaneda donde se produjeron los estrenos mundiales de las nuevas producciones de Cascanueces (noviembre 5, 1998) y El lago de los cisnes (octubre 21, 2000), en versiones coreográficas de Alicia Alonso, ambas en los contextos del 16. y 17. Festival Internacional de Ballet de La Habana, respectivamente.

El Ballet Nacional de Cuba, en múltiples ocasiones, ha brindado sus espectáculos en el Teatro Nacional para festejar importantes eventos y efemérides de gran trascendencia, entre los que se destacan: la Gala dedicada al III Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas (marzo 6), Gala Infantil auspiciada por el Ministerio de Educación (marzo 22), Maratón de la Gente Joven, espectáculo experimental con la participación de las principales figuras artísticas de Cuba dedicado a la juventud (marzo 30), todas ellas en 1980. El día 24 de abril participó en la Velada Artística con motivo del Tercer Activo Nacional de la Brigada Hermanos Saíz y el 14 de diciembre de ese propio año 1980 el BNC ofreció una función especial dedicada a homenajear a todos los trabajadores del Teatro Nacional de Cuba.

En 1981 el Ballet Nacional de Cuba se presentaría en la Gala Clausura del Seminario de Estudios Martianos (enero 28) y en la Gala Artística con motivo del XX Aniversario de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) (septiembre 10).

Otras presentaciones relevantes han sido las realizadas con motivo de la entrega del Premio “Rubénl Martínez Villena”, y el 25 Aniversario de la Escuela Nacional de Arte, ambas en 1987; las presentaciones del Taller “La Joven Guardia” del BNC (1989); la Gala del 11no. Congreso de la Asociación Internacional de Teatro para la Infancia y la Juventud (1993); el 10mo. Aniversario del Programa de televisión De la gran escena (1995); la presentación del ballet Tula, de Alicia Alonso, con motivo del 185 Aniversario del natalicio de Gertrudis Gómez de Avellaneda y el Centenario de la Sociedad General de Autores y Editores de España (SGAE) (marzo 28, de 1999); y la Gala por la 105 Conferencia de la Unión Interparlamentaria Mundial (2001). 

Durante estas cinco décadas de ininterrumpida y fructífera colaboración, el Ballet Nacional de Cuba ha dado a conocer en el Teatro Nacional de Cuba una rica muestra de su repertorio, que ha incluido, además de los antes mencionados, títulos tan variados como: La fille mal gardée, Festival de las flores en Genzano, Esmeralda (pas de deux), Prólogo para una tragedia, Pedro y el Lobo, Muñecos, Rara avis, La bella cubana, Rítmicas, Evasión, Canción de cuna para despertar, Flora, Dan-son, Alfonsina, Majísimo, Por vivir, La bailarina española, Por Puerto Rico y En mi Habana.

El 28 de octubre del 2012 el Ballet Nacional de Cuba realizó la Gala de Apertura del 23. Festival Internacional de Ballet de La Habana, en la Sala Avellaneda, en lo que constituyó su regreso a tan prestigioso escenario, tras varios años de ausencia del mismo debido a la reparación que sufríó dicho enclave teatral.