Ballet Nacional de Cuba ofrecerá habitual Gala por el Triunfo de la Revolución

El Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Alicia Alonso, iniciará el 2018 con su tradicional Gala en saludo al Triunfo de la Revolución, el lunes 1ro. de Enero, a las 5:00 pm., en el Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso», donde también se dará a conocer el Premio del Gran Teatro y las Menciones en el Libro de Honor de la prestigiosa institución.

La obra seleccionada para celebrar tan grande acontecimiento es Don Quijote (Coreografía: Alicia Alonso [dirección artístico-coreográfica], Marta García y María Elena Llorente, sobre la original de Marius Petipa y la versión de Alexander Gorski. Música: Ludwig Minkus. Libreto y diseños: Salvador Fernández), y los roles protagónicos de esta función serán asumidos por Anette Delgado como Kitri, Yoel Carreño como Basilio, Ariel Martínez como Espada, el torero; y Ginett Moncho como Mercedes, junto a solistas y el cuerpo de baile de la compañía.

Don Quijote, que tendrá una larga temporada en enero, estará dedicada a los 200 años del natalicio de Marius Petipa y al aniversario 30 del estreno de la versión cubana. Subirá a escena los días: sábado 6, 8:30 pm. Domingo 7, 5:00 pm. Viernes 12 y sábado 13, 8:30 pm. Domingo 14, 5:00 pm. Viernes 12 y sábado 13, 8:30 pm. Domingo 14, 5:00 pm. Viernes 19 y sábado 20, 8:30 pm. Domingo 21, 5:00 pm. Jueves 25 y viernes 26, 8:30 pm. Domingo 28, 5:00 pm.

El ballet Don Quijote tuvo su estreno el 26 de diciembre de 1869 en el Teatro Bolchoi de Moscú, inspirado en un episodio de la famosa novela El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes y Saavedra. La versión cubana se presentó por vez primera el 6 de julio de 1988, en el Gran Teatro de La Habana, aunque desde 1950 el Ballet Nacional de Cuba incorporó a su repertorio el grand pas de deux del III acto. Por ser un ballet creado a partir de la obra de Cervantes, profundamente vinculado a la cultura nacional cubana, Alicia Alonso dirigió un cuidadoso trabajo alrededor de la legitimidad de las referencias folklóricas en el aspecto coreográfico; sobre todo, persiguiendo la dignificación y el respeto al personaje de Don Quijote, un icono del idioma castellano y de la cultura de raíz hispánica.

 

Dpto. de Prensa

Ballet Nacional de Cuba