Importantes Archivo

0

Nuestro Ballet Nacional culminará Festival «Artes de Cuba en Washington»

Sadaise Arencibia en Giselle (1r. acto) / Foto: Nancy Reyes

Con siete actuaciones del Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Alicia Alonso, concluirá el Festival Artes de Cuba, que se ha venido celebrando en el Centro Kennedy para las Artes Escénicas (The Kennedy Center for the Performing Arts), en Washington, capital de los Estados Unidos. La compañía presentará dos de las obras emblemáticas de su repertorio: Giselle y Don Quijote, del 29 de mayo al 3 de junio, en la Opera House, el principal espacio escénico de esa institución cultural.

De esta manera, se conmemorarán, además, las cuatro décadas del debut del Ballet Nacional de Cuba en los Estados Unidos, que se efectuó precisamente en el Kennedy Center, en 1978.

Estas presentaciones forman parte de una extensa gira de la compañía por territorio norteamericano, la cual comprende también, además de la capital, las ciudades de Chicago, Tampa y Saratoga Springs.

La primera función tendrá lugar el 18 de mayo en el Teatro Auditorium de Chicago, donde se ofrecerán tres representaciones de Don Quijote, protagonizadas sucesivamente por Viengsay Valdés y Patricio Revé; Sadaise Arencibia y Raúl Abreu; y Grettel Morejón y Dani Hernández.

Sadaise Arencibia y Raúl Abreu encabezarán el cartel en la función única de Giselle que se presentará el 23, en el Centro David A. Straz Jr. para las Artes Escénicas, en Tampa.

Viengsay Valdés en el rol de Kitri / Foto: Jacques Moatti

Las figuras mencionadas tendrán a su cargo los papeles principales en las funciones, acompañados por otros destacados artistas de la compañía, como Ernesto Díaz, Ginett Moncho, Rafael Quenedit, Claudia García, Félix Rodríguez, Ariel Martínez y Ely Regina.

La última etapa de la gira del Ballet Nacional de Cuba por Estados Unidos comprende tres representaciones de Giselle, del 6 al 8 de junio, en el Centro de Artes Escénicas de Saratoga Springs, en el Estado de Nueva York, un enorme espacio con capacidad para más de veinticinco mil espectadores.

 

 

 

 

0

El mundo focaliza a la Isla, danza mediante

Don Quijote (tercer acto), con Viengsay Valdés y Patricio Revé. Foto: Nancy Reyes

Cada 29 de abril, a partir de 1982, se celebra el Día Internacional de la Danza, en ocasión del onomástico de Jean-George Noverre (1727-1810), creador del ballet moderno. Fue establecido por el Comité de la Danza del Instituto Internacional del Teatro (ITI), la organización por las artes escénicas más grande del mundo, fundada por la Unesco en 1948. Este 2018, en que se festeja el año del ITI, por arribar a su aniversario 70, fue seleccionada Cuba, como sede de la importante cita.

El Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, emblemático coliseo habanero que cumplió el  pasado 15 de abril su aniversario 180, fue la alta tribuna desde donde se leyó al mundo el mensaje del Día Internacional de la Danza, ese lenguaje común que nos une a todos los seres humanos, más allá de barreras políticas, culturales y étnicas. Cada año, un mensaje de un célebre coreógrafo o bailarín «viaja» por el mundo. Pero, en esta ocasión, para conmemorar un año especial de aniversario, y sobre todo, para «remarcar el aspecto intercultural e internacional de la danza», cinco autores de mensajes, uno por cada una de las cinco regiones de la Unesco, alzaron sus voces, desde La Habana, para patentizar los objetivos primordiales de esta institución: el entendimiento, la unión y la paz.

Horas antes de la Gala por el Día Mundial de la Danza, en los salones del GTH Alicia Alonso tuvo lugar una rueda de prensa con importantes personalidades, quienes fueron los «mensajeros» que amplificaron las voces de la danza: por los Países árabes, la bailarina/coreógrafa/escritora/educadora, Georgette Gebara (Líbano); por África, el director, bailarín y coreógrafo,  Salia Sanou (Burkina Faso); por Asia Pacífico, el coreógrafo, director y educador,  Willy Tsao (Hong Kong, China); por las Américas, la bailarina, coreógrafa y maestra, Marianela Boán (Cuba), así como por Europa, el director y creador del movimiento GAGA, Ohad Naharin (Israel) –que aunque no pudo estar presente en la conferencia, sí estuvo en la escena del teatro anfitrión.

El director general del ITI, Tobías Biancone, expresó en sus palabras la satisfacción de estar en el archipiélago caribeño en este importante instante de celebración, que explicó, en toda su historia, la fecha solamente ha sido celebrada fuera de París en tres ocasiones, en Shanghái (dos veces) y ahora en La Habana.

¿Por qué Cuba? «¡Cuando pienso en esta Isla veo gente bailando!», y no quiere decir que no tenga también un teatro excelente, subrayó. «Me gusta mucho, además, su pueblo, los bailarines cubanos, la pasión que comparten todos aquí por la danza». El Día Internacional  del Teatro (27 de marzo) fue en París, se leyeron también cinco mensajes, y no se quiso hacer, nuevamente, en esa ciudad, comentó. Y se decidió… La Habana.

Mientras que Carlos Celdrán, presidente del Centro Cubano del ITI, expresó a nombre de todos la satisfacción y el honor de poder reunir a tantos amigos, personalidades y celebrar un día como este aquí en Cuba, para enviar mensajes de amor.

La Gala Mundial por el Día de la Danza –organizada por el Centro Cubano del ITI y el Consejo Nacional de las Artes Escénicas–, y que contó con los auspicios  de Beijing Lv Dong Wu Xian Culture & Communication, llenó, en la tarde, los espacios de la sala García Lorca del GTH Alicia Alonso, y luego de los mensajes, entre los que se incluyó también uno de la prima ballerina assoluta y directora del BNC, Alicia Alonso, subieron a escena las compañías cubanas: Acosta Danza, con Twelve, de Jorge Crecis; Danza Contemporánea de Cuba, con la coreografía Coil, de Julio César Iglesias; Lizt Alfonso Dance Cuba y Ella y él… siempre, coreografía de la propia directora; el Folclórico Nacional de Cuba, con Dahomeñó, de Manolo Micler, y  el Ballet Nacional de Cuba y Don Quijote (Suite), protagonizado por Viengsay Valdés (Kitri), Patricio Revé (Basilio), Ginett Moncho (Mercedes), Ariel Martínez (Espada), solistas y cuerpo de baile, junto con la Orquesta Sinfónica del GTH Alicia Alonso, bajo la dirección de Giovanni Duarte.

 

Mensaje de Alicia Alonso por el Día Internacional de la Danza, leído por Dani Hernádnez, Primer Bailarín del Ballet Nacional de Cuba, en la Gala que tuvo lugar el 29 de abril de 2018, en el Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso»

Recuerdo un cuento popular cubano, en que dos amigos discuten y uno de ellos repite de manera resuelta: “¡sí señor, el pueblo cubano  es un pueblo bailador!”  Y cuánta verdad encierra esa afirmación. 

Porque la danza ha sido, es y será, para el pueblo cubano, una expresión natural y espontánea que brota desde lo más profundo de su espíritu y de su realidad corporal. Por eso logramos consolidar un movimiento de danza escénica que ocupa un lugar de excepción en nuestra cultura nacional y alcanza un innegable reconocimiento a escala mundial.

Ello explica  el relieve tan especial que tiene para nosotros el ITI (Instituto Internacional del Teatro), con el apoyo decisivo de la UNESCO, que haya escogido este año la capital cubana para celebrar su acto central por el Día Internacional de la Danza, una fiesta que desde hace años enaltece a todos los que viven y luchan por esta expresión de arte y vida.

El encuentro que hoy celebramos en La Habana, reúne el entusiasmo y el impulso creativo de personalidades de todo el mundo, para gloria de la danza, expresión que hunde sus raíces en la tradición, se expande por todas las épocas y transita por una amplia diversidad de caminos creativos. A ello sumamos la coincidencia de aniversarios, que este año 2018 nos trae la conmemoración de los 70 años del surgimiento del ITI, y también los 70 de la fundación del Ballet Nacional de Cuba. Que el casual encuentro de estas fechas, de honda significación para todos, marque la consolidación y el desarrollo de nuevos caminos de colaboración, para gloria de las artes escénicas en todo el mundo.

 

Alicia Alonso

Embajadora de Buena Voluntad de la UNESCO

Embajadora Mundial de la Danza

 

 

0

Trazos en el tiempo de Reymena

Ricardo Reymena

«Trazos en el tiempo» lleva por título la más reciente muestra de carteles del diseñador del Ballet Nacional de Cuba (BNC), Ricardo Reymena, inaugurada en la tarde de éste viernes 27 de abril en la sala Villena de la UNEAC (Unión de Escritores y Artistas de Cuba) adonde podrá ser apreciada por el también “Premio MUÑOZ BACHS 2017”.

Pintor, diseñador gráfico y escénico, vinculado al BNC desde mediados de la década del sesenta. Se formó profesionalmente  —como diseñador gráfico— bajo la dirección artística de los maestros Rafael Morante, Umberto Peña, Rolando de Oráa y César Mazola, en distintos períodos de tiempo. Ha ilustrado poemarios y libros de cuentos y diseñado portadas, carátulas de discos, diversos medios de divulgación y carteles sobre temas culturales como el ballet, las artes plásticas, el teatro y el cine.

En los años sesenta formó parte del equipo de diseño de la revista Cuba y posteriormente en el Departamento de Divulgación del Consejo Nacional de Cultura. En La Habana, en 1963, recibió clases de diseño teatral con el profesor y diseñador checoslovaco Vychodil y posteriormente con el diseñador cubano Rubén Vigón.

Desde su creación en 1970, y durante quince años, diseñó la revista Cuba en el Ballet. Ha participado con su obra en numerosas exposiciones nacionales e internacionales, así como en las bienales del cartel de Varsovia, Brno y México. Varios de sus carteles han sido galardonados en Cuba, entre éstos El Circo (1970) y Cuba a Venecia (1985). En 1982 las ilustraciones para el libro Cantares de la América Latina y el Caribe fueron premiadas en el Salón Nacional de la Propaganda Gráfica; e igualmente obtuvieron Mención en la Exposición Internacional del Arte del Libro de Leipzig, en 1982, y en la Bienal de Ilustraciones de Bratislava, en 1983.

Ballet Flora diseñado por Reymena

Durante la década de los años setenta creó sus primeros diseños para la escena en el Ballet de Camagüey y posteriormente comenzó a diseñar escenografía y vestuario para el Ballet Nacional de Cuba. En 1987 creó los diseños del ballet Diario perdido para el Ballet de la Ópera de Roma, con la coreografía de Alberto Alonso; y en 1992, los del ballet Dionaea, de Gustavo Herrera, para la Compañía Nacional de Danza en el Teatro de Bellas Artes de México. Las primeras versiones de ambos diseños fueron estrenadas en el Ballet Nacional de Cuba.

Además de propaganda gráfica del Ballet Nacional de Cuba, ha diseñado numerosos títulos notables del repertorio: Manita en el suelo, Erán-Erán, Doña Rosita, Flora, Evasión, Estudios para cuatro, Hécuba, Involución, Tributo a José White, La máscaraHomenaje, En mi Habana, Irazú, Inti-Raymi, Un viaje a la luna, La flauta mágica, Tierra y luna, Tiempo de danzón, Piezas del tiempo, Teseo y el Minotauro, el espectáculo La magia de la Danza, El amor brujo, Muerte de Narciso, Ígneos, entre muchos otros.

En 1994, la Televisión Cubana incluyó su obra en la serie Mirarte.

Impartió un curso (incluyendo taller) en 1994, de Historia del Diseño en la Danza Escénica, a los alumnos de artes plásticas de la Escuela de Bellas Artes de Cali, Colombia.  En  2005 creó diseño escenográfico de Cascanueces para Incolballet, de Cali. En abril de 2007 fue invitado a  participar en el 1. Festival Internacional de Ballet de Cali, en cuyo marco creó diseños de escenografía y vestuario para Incolballet e impartió una conferencia sobre La Historia de la Escenografía y el Vestuario para la Danza Escénica, en la Universidad del Valle. En diciembre del mismo año, también con Incolballet, creó la escenografía y vestuario para la reposición de Barrio Ballet, (coreografía de Gustavo Herrera).

Alas de LIZT ALFONSO DANCE CUBA diseñado por Reymena

En enero de 2008, (con el diseñador canadiense Yannik Larivee) diseñó escenografía y vestuario en el estreno en Cuba, en el Teatro Mella, del espectáculo musical danzario VIDA, con el Ballet Lizt Alfonso, (cuyo estreno mundial se produjo en Toronto, en el Royal Alexandra Theatre, en agosto del 2007).

En 2008, creó los diseños de vestuario para El pájaro de fuego (coreografía de Enrique Pérez Velasco), en el Ballet de Cámara de Madrid.

En el Ballet Nacional de Cuba creó en 1995 el decorado para La sílfide (versión coreográfica de Clotilde Peón), y en 1998 diseñó la escenografía y vestuario para el estreno en Cuba de Los millones de Arlequín (versión coreográfica de Pedro Consuegra); en 1999, una nueva producción de escenografía y vestuario para Coppélia,  y en 2000, la escenografía para El lago de los cisnes (ambas versiones coreográficas, de Alicia Alonso).

En 2003, la escenografía de Shakespeare y sus máscaras o Romeo y Julieta, (coreografía de Alicia Alonso), ballet estrenado en La Nave de la Ciudad de las Artes Escénicas de Sagunto, como parte de la programación de la Bienal de Valencia.

En 2001 obtuvo el Premio (en la especialidad de Danza) del Concurso Rubén Vigón, que otorga la Asociación de Artes Escénicas de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba, por la escenografía de El lago de los cisnes.  

Varias creaciones suyas han sido incluidas en el Libro de Honor del Gran Teatro de La Habana: Electra Garrigó, escenografía y vestuario, (coreografía de Gustavo Herrera) en 1986. Inti-Raymi, escenografía y vestuario, (coreografía de Gustavo Herrera), en 1990. En las sombras de un vals y Coppélia, escenografía y vestuario, (coreografías de Alicia Alonso), en 1999. Gala imagen de una plenitud, con motivo del 70. aniversario del debut en la danza de Alicia Alonso; diseño gráfico y fílmico, en el 2001. Shakespeare y sus máscaras o Romeo y Julieta), escenografía, (coreografía de Alicia Alonso), en  2003. Cuadros en una exposición, vestuario y producción de arte; Desnuda luz del amor, escenografía y vestuario (ambas coreografías de Alicia Alonso), en 2006.

En 2002 diseñó escenografía y vestuario para El lago de los cisnes (versión coreográfica de Marta García y Orlando Salgado), en el Ballet del Teatro Colón de Buenos Aires. Y en 2006, la escenografía y vestuario de Alas, del Ballet Lizt Alfonso, estrenado en la Sala García Lorca del Gran Teatro de La Habana.

Para su reposición en el Ballet Nacional de Cuba en 2008, diseñó la escenografía de La bella durmiente del bosque (versión coreográfica de Alicia Alonso).

Participó en 2001 como profesor de diseño escénico en los cursos Apreciación del Ballet y Apreciación de la Danza, del programa nacional televisivo Universidad para todos.

Ha visitado varios países de América y Europa. Es miembro de las asociaciones de Artes Plásticas y de Artes Escénicas de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba.

El 12 de abril de 2017 en la Galería de Diseño Escénico “Raúl Oliva” del Centro Cultural Bertolt Brecht, se inauguró la exposición Reymena Imaginarios para la Danza. La muestra, abierta hasta julio, expone una selección de originales de diseños y de carteles impresos que abarcan la creación a lo largo de treinta años.  

Ha recibido, entre otros reconocimientos, Gitana Tropical, que otorga la Dirección Provincial de Cultura de La Habana (2006); Medalla Distintiva por 40 años de  labor ininterrumpida en el Ballet Nacional de Cuba (2010); Distinción “Raúl Gómez García”, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura (2008); Diploma de Oro del Gran Teatro de La Habana (2010); Premio UNEAC de Diseño Gráfico “Eduardo Muñoz Bachs” 2017; Distinción por la Cultura Nacional (1993); Medalla “Alejo Carpentier”, que otorga el Consejo de Estado (2003).

0

Vuelve el Ballet Nacional de Cuba al gran teatro con programa concierto

Prólogo para una tragedia, Celeste y escenas del segundo acto de El lago de los cisnes, regresan al Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso», del viernes 13 al domingo 15 de abril, en una temporada en la que el Ballet Nacional de Cuba rendirá tributo a los 180 años del coliseo habanero, la más antigua institución teatral en activo de Latinoamérica.

En la función del viernes 13 de abril la compañía cubana, que dirige Alicia Alonso, celebrará el aniversario 70 de CMBF, Radio Musical Nacional.

Inspirado en la tragedia Otelo, el moro de Venecia, de William Shakespeare, Prólogo para una tragedia (Coreografía: Brian McDonald, sobre un texto teatral de William Shakespeare. Música: Johann Sebastian Bach. Diseños: Salvador Fernández), está cumpliendo 40 años de estrenado por la compañía cubana. En los roles protagónicos estarán Patrcio Revé, Raúl Abreu, Ariel Martínez, Ginett Moncho, Ivis Díaz, Ely Regina, Chavela Riera y Darío Hernández, entre otros. Celeste (Coreografía: Annabelle López Ochoa. Música: P. I. Chaikovski. Vestuario: Dieuweke van Reij. Diseño de luces: Michael Mazzola), la segunda pieza del programa la interpretarán Viengsay  Valdés, Claudia García, Chanell Cabrera, Ely Regina, Yanlis Abreu, Rafael Quenedit, Patricio Revé, Raúl Abreu y Ariel Martínez, secundados por el cuerpo de baile. Cierran el programa escenas del II acto de El lago de los cisnes  (Coreografía: Alicia Alonso, sobre la original de Lev Ivánov. Música: Piotr Ilich Chaikovski. Escenografía: Ricardo Reymena. Vestuario: Julio Castaño), pieza que tiene un especial significado para el Ballet Nacional de Cuba, ya que formó parte del programa inaugural hace 70 años. Los intérpretes para esta ocasión serán Viengsay Valdés, Grettel Morejón, Ginett Moncho, Patricio Revé, Dani Hernández y Adrián Sánchez, entre otros.

Las entradas para estas funciones (viernes 13 y sábado 14, 8:30 pm. y domingo 15, 5:00 pm.) se pondrán a la venta el próximo martes 10 de abril, en la taquilla del Gran Teatro de La Habana «Alicia Alonso».

 

Dpto de Prensa

Ballet Nacional de Cuba