El Ballet Nacional de Cuba en 2017

ANYALI, uno de los estrenos de 2017

El Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Alicia Alonso, culmina el 2017 con un gran cúmulo de trabajo nacional como internacional, logrando la aceptación del público y crítica.

En los países visitados, Italia, España, Francia, Costa Rica y El Salvador la compañía cubana provocó excelentes críticas de importantes especialistas de la danza con lo que se demuestra la valía de la escuela cubana de ballet.

Numerosos bailarines actuaron en reconocidos escenarios de todo el mundo en calidad de estrellas invitadas lo que cumplimentaron 109 actuaciones en Rusia, Estados Unidos, Chile, México, España, Costa Rica, República Dominicana y Perú.

El Ballet Nacional de Cuba durante el 2017 obtuvo 10 galardones nacionales y 11 premios internacionales. Además se realizaron 21 actividades entre conferencias de prensa y espectáculos didácticos coordinados por la oficina de prensa y el Historiador de la compañía.

Se produjeron 4 estrenos mundiales: Cubanísimo, de Ana Belén Zamora, en el espectáculo de fin de curso del Taller Vocacional de la Cátedra de Danza; El dulce abismo dos, de Alberto Méndez; Dido y Eneas, bailables de la ópera homónima por la Opera de Cuba, coreografía de Ely Regina Hernández; Anyali, el más reciente estreno de Ely Regina Hernández.

La directora de la compañía valoró las presentaciones en el exterior como «Excelente. Tuvimos en todas partes un público numeroso y entusiasta. La compañía bailó muy bien, incluyendo no sólo a sus primeras figuras más conocidas, sino también a varios jóvenes que asumen responsabilidades desde etapas más recientes. Creo que si hay que escoger un momento culminante, podemos señalar las actuaciones en la Sala Pleyel, en París, un escenario muy prestigioso en el mundo de la música, que amplió su perfil a la danza escénica e inició esta nueva modalidad con la presencia del Ballet Nacional de Cuba, que fue aclamado en cada función.» Más adelante Alicia Alonso apuntó que «La compañía cumplirá setenta años el próximo 2018. Miro el pasado, estos setenta años, con un sentimiento muy especial, que no está exento de cierto orgullo por el presente, por lo que hemos conseguido.»

La crítica internacional significó que «Durante diez años, al público parisino se le ha privado el poder apreciar, admirar, y “saborear” a la compañía cubana y, aunque desde su presentación en aquel entonces en el Gran Palacio, el cuerpo de baile aparece ahora totalmente renovado, el Ballet Nacional de Cuba puede enorgullecerse al presentarnos, siempre y cada vez, jóvenes y prometedores talentos, que preservan un estilo característico, para darnos finalmente una lección de romanticismo coreográfico que los bailarines nos ofrecen con honestidad y brío. […] El público asiste al espectáculo para deleitarse con la técnica de los bailarines, disfrutar la suspensión mágica de los pasos y de los saltos que parecen detenerse, a veces, en pleno vuelo jugando con la ingravidez, desafiando las propias leyes de la gravedad. A las piruetas, a ese virtuosismo vertiginoso que caracterizan la danza viril y un pelín «machista» de los bailarines cubanos, responde, en contraste, el delicado trabajo de los brazos de las jóvenes bailarinas que se agitan como la espuma para luego flotar en el aire sin jamás imponerse.» Loïc Le Duc. Dance Magazine. Paris, Francia, 2017

 

Dpto. de Prensa

Ballet Nacional de Cuba