Giselle a escena

Foto: Jorge Valiente

Este 2018 se cumplen 75 años del debut de Alicia Alonso en su personaje más emblemático. Aquel 2 de noviembre de 1943, la bailarina cambiaría su nombre sin darse cuenta, al sustituir a Alicia Márkova durante una temporada del Ballet Theater de Nueva York. Sobre la mítica escena del Metropolitan Opera House, primero fue una ingenua y tierna campesina, después, un espíritu que se esfumaba ante la emoción. Al despertar de aquella función, ya no era Alicia Alonso. Era Giselle.

Desde entonces, ha elevado al personaje sobre el largo camino recorrido por la obra.

Alicia, junto a Fernando Alonso, fundó cinco años después de aquel debut, en 1948, el Ballet Alicia Alonso, devenido, luego del triunfo revolucionario, en el Ballet Nacional de Cuba que desanda hoy por el mundo mostrando los cauces de la Escuela Cubana de Ballet.

Grettel Morrjón y Rafael Quenedit

Por sus filas han pasado varias generaciones que llevan la marca de su «progenitora», como símbolo de que la semilla sembrada germinó. Precisamente, a partir del próximo viernes 23 de febrero, y hasta el 4 de marzo, los fines de semana matizarán la cartelera del simbólico Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso con ese título, obra cumbre del romanticismo.

Y nombres como los de Viengsay Valdés, Anette Delgado y Gretel Morejón vestirán el difícil rol para continuar la leyenda. Junto a ellas, figuras juveniles como Patricio Revé, Rafael Quenedit y Raúl Abreu subirán a escena como Albrecht, el duque de Silesia, junto a otros solistas y cuerpo de baile del Ballet Nacional de Cuba.

Giselle y Don Quijote han sido seleccionadas para representar a la compañía cubana en una próxima gira por Estados Unidos, prevista para los meses de mayo/junio del año en curso, que tocará las ciudades de Washington, Chicago, Tampa y Sarasota.

Toni Piñera