Ileana Farrés in memoriam

Ileana Farrés en una sesión de clases junto al bailarín Rolando Sarabia Jr.

En horas de la mañana de hoy como consecuencia de complicaciones cardiovasculares falleció en el Hospital Clínico Docente General Calixto García de El Vedado capitalino, la bailarina, maitre y profesora Ileana Farrés, destacada y querida figura del Ballet Nacional de Cuba.

Nació en La Habana, el 23 de agosto de 1946. Realizó estudios de ballet en la Escuela Nacional de Arte, de donde se graduó en 1965 como la egresada más destacada de su curso. Tras graduarse, se incorporó de inmediato al Ballet Nacional de Cuba, compañía en la que se despeño además como regisseur, en la década de los años 70. Como bailarina, participó en los estrenos de títulos como Amazonia, de Jorge García; El guije y Un retablo para Romeo y Julieta, de Alberto Alonso; Introducción a una idea, de Iván Tenorio, y Amatorias, de Patricio Bunster.

De izq. a der. los maestros Adolfo Roval, Menia Martínez e Ileana Farrés durante el Festival de Ballet de La Habana 2008

Ileana Farrés fue una destacada interprete de personajes de carácter, entre ellos: la reina madre en El lago de los cisnes; Leto, la madre de Apolo, en Apolo; las casamenteras en La fille mal gardée, la madre en Calaucán, y Berthe, la madre de Giselle, en Giselle, personaje que asumió en reiteradas ocasiones y de manera muy especial, en la gala «Alicia maestra de generaciones», el 20 de diciembre de 2015 con motivo del 95 cumpleaños de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso.

Paralelamente a su desempeño como bailarina Ileana Farrés desarrolló una meritoria labor pedagógica, ámbito en el que aportó sus inestimables experiencia y conocimiento hasta su muerte. Como maitre invitada Ileana Farrés prestó sus servicios en la Compañía Nacional de Danza de México y el Ballet Nacional de Chile, entre otras agrupaciones de América Latina y Europa.

Siempre amable, elegante, fina y exquisita —una dama en todo el sentido de la palabra—, todo joven bailarín que se le acercaba siempre encontró en ella el buen consejo y lúcida orientación profesional, con su muerte, el Ballet Nacional de Cuba y la escuela cubana de ballet pierden una de sus figuras más destacadas. La danza latinoamericana está de luto.

 

Dpto. de Prensa

Ballet Nacional de Cuba