Insigne figura de la danza en Cuba

A propósito del Aniversario 69 de la fundación del Ballet Nacional de Cuba, el pasado sábado 28 de octubre en el Palacio de Convenciones, de La Habana, se reconoció el trabajo meritorio de un grupo de trabajadores de la Institución.

Entre ellos destaca: Joaguín Banegas, bailarín, coreógrafo y pedagogo de la compañía. Por su meritorio trabajo, por su plausible labor y destacada trayectoria en aras de promocionar y enriquecer el desarrollo de la cultura Nacional, el Ministerio de Cultura le otorgó la Distinción Por la Cultura Nacional, lo que lo convierte en una ilustre figura de la danza en Cuba.

Eslabón indisoluble de la cultura cubana

La labor admirable de Joaquín Banegas en su función de bailarín, pedagogo y organizador del Ballet Nacional de Cuba y en su condición de Primera figura de la compañía y como maestro de varias generaciones de bailarines lo acredita como personalidad emblemática de la Escuela Cubana de Ballet.

Su presencia y fidelidad en distintas etapas de la Institución y sus valiosos aportes en múltiples proyectos como: el Ballet de Camagüey, la Escuela Nacional de Arte, entre otros, hacen de Banegas un sólido eslabón en el desarrollo de la cultura en Cuba.

Como dijera el Historiador del Ballet Nacional de Cuba, Miguel Cabrera, en el Acto Solemne por el 69 Aniversario de la Institución: Fidel designó a la escuela de Ballet como una de las principales conquista de la Revolución, pero Joaguín fue, y es parte indisoluble de ese logro.

 

Joaquín Banegas… su historia y legado

Joaquín Banegas Cordero. Bailarín, Maître. Uno de los grandes maestros de la escuela cubana de ballet. Figura emblemática de la enseñanza del ballet en Latinoamérica.

Nació en Santiago de Cuba, el 16 de agosto de 1935. Inició sus estudios de danza en el Conservatorio Municipal de La Habana con Alberto Alonso y los continuó en 1952, en la Escuela de Ballet de la sociedad Pro-arte Musical de La Habana, bajo la dirección de George Milenoff. Al año siguiente, obtuvo una beca de estudios en la Academia de Ballet Alicia Alonso, y allí completó su formación con Alicia Alonso, Fernando Alonso, Alexandra Fedórova, León Fokine, Mary Skeaping, Phillis Bedells, Igor Youskévitch y José Parés, entre otros destacados profesores.

En 1953, pasó a formar parte del entonces Ballet Alicia Alonso, hoy Ballet Nacional de Cuba, como Cuerpo de baile. A finales de la década de los años 50, fue miembro del Teatro de Danza José Parés, y tomó parte en diversos espectáculos musicales en Cuba y en otros países latinoamericanos. En 1956, se incorporó al Teatro Experimental de Danza, con esta agrupación participó en las puestas en escena de Pas de trois, de José Parés (Local de la Escuela del Ballet de Cuba, 17 marzo 1956); Caín y Abel, de Carlota Pereyra, sobre la original de Lichine (Sala Hubert de Blanck, 28 julio 1956. Caín); Vals, de su autoría (Sala Hubert de Blanck, 28 julio 1956).

En 1958, se unió sentimentalmente a la bailarina y maestra puertorriqueña Sylvia Marichal, otra de las figuras imprescindibles del ballet cubano. Tras reorganizarse la compañía en 1959, el desempeño de Joaquín Banegas fue fundamental en esta nueva etapa del Ballet Nacional de Cuba. Pasó a formar parte de su elenco como Solista, y en 1962, fue promovido a la categoría artística de Primer Bailarín.

En 1968 fue Regisseur de la compañía, responsabilidad que asumió en diversas etapas.

En la década del sesenta, abandonó la escena para dedicarse íntegramente a la docencia, ámbito en el que ha desarrollado una importantísima labor. Fue uno de los profesores que fundaron la Escuela Provincial de Ballet de La Habana y la Escuela Nacional de Ballet. Su meritorio trabajo docente se ha hecho extensivo a otras agrupaciones danzarias de Cuba como el Conjunto Nacional de Danza Moderna, el Ballet de la Televisión Cubana y el Conjunto Experimental de Danza de La Habana.

En 1969, fue designado Director General y uno de sus principales maîtres del Ballet de Camagüey, sin desvincularse por ello del BNC. Su labor como director de la compañía agramontina —que se extendió hasta principios de 1975—, fue decisiva para la consolidación de esa compañía danzaria.

En calidad de maître invitado, ha prestado sus servicios en la Compañía The Tchaikovsky Tokyo Ballet, la Compañía Nacional de Danza de México (de la cual fue también Director Artístico), el Ballet del Teatro Nacional de Praga, el Ballet Nacional Eslovaco, el Ballet de Cali, Colombia; la Academia de Ballet de Coyoacán, el Ballet Neoclásico de América Latina y en otros centros danzarios mexicanos en Guadalajara, Mérida, Veracruz, Córdoba, Jalapa y Tuxpan; así como la Cátedra de Danza Alicia Alonso, de la Universidad Complutense de Madrid.

Participó en el estreno de los ballets Estampas cubanas, de Cuca Martínez sobre una idea de Ramiro Guerra (Teatro Auditorium (TA), 7 octubre 1953. Galanes, Esclavos y El sereno); Cascanueces (TA, 7 octubre 1953. Invitados); Sóngoro cosongo, de Cuca Martínez (TA, 11 octubre 1953. Cuerpo de baile); El lago de los cisnes VC (TA, 24 enero 1954. Jóvenes campesinos, Cazadores, Mazurka); Romeo y Julieta (TA, 20 mayo 1956; Paris); Sinfonía latinoamericana —nueva versión de Fiesta—, de Enrique Martínez (Teatro Blanquita, 28 septiembre 1959. Tango); El despertar, de Enrique Martínez (TA, 24 febrero 1960. El ciudadano); La noche de Walpurgis, de José Parés —como parte de la puesta en escena de la ópera Fausto, de Ch. Gounod— (TA, 28 noviembre 1961. Paris); El Güije, de Alberto Alonso (GTH, 16 octubre 1967. Un viejo campesino); Un retablo para Romeo y Julieta, de Alberto Alonso (GTH, 25 enero 1969. Capuleto); cuando esas obras se incorporaron por primera vez al repertorio de la compañía.

De entre sus actuaciones con el BNC, se destacan, además: Hilarión, en Giselle y Von Rotbarth, el hechicero, en El lago de los cisnes (papeles que bailó los días 17 y 25 de septiembre de 1959, respectivamente, en las primeras escenificaciones de esos ballets después de reorganizarse la compañía en 1959). El lago de los cisnes —segundo acto— Príncipe Sigfrido (Deb. 9 febrero 1962, TA); Las bodas de Aurora; Don Quijote —pas de deux—, Un concierto en blanco y negro; Las sílfides, Cascanueces —pas de deux—, Las bodas de Aurora, y Capricho español, entre otros ballets.

 

VER REPORTAJE TELEVISIVO

Por: Tania Cruz Remón / Fotos: Cortesía de Nancy Reyes y archivos del BNC