Tampa tributa ovación al Ballet Nacional de Cuba

Sadaise Arencibia y Raúl Abreu

El Ballet Nacional de Cuba, bajo la dirección de Alicia Alonso, ofreció una representación única de Giselle, obra insignia de su repertorio, en el David A. Straz Jr. Center for the Performing Arts, de Tampa, como parte de una gira que la compañía está realizando por los Estados Unidos.

El crítico Andrew Meacham, el en periódico Tampa Bay Times, tituló su trabajo “Ballet Nacional de Cuba embriaga con una espectacular Giselle“,  y describió el acontecimiento como la culminación de “un esfuerzo que llevó más de tres años”, pero que “valió la pena esperar”. 

Giselle es una coreografía de Alicia Alonso, sobre la original de Jean Coralli and Jules Perrot, con música de Adolphe Adam y diseños de Salvador Fernández. En los papeles protagonistas actuaron Sadaise Arencibia como Giselle, Raúl Abreu como Albrecht, y Ernesto Díaz en el rol de Hilarión. Claudia García interpretó el personaje de la Reina de las Wilis, y Yiliam Pacheco, la madre de Giselle.

“Raúl Abreu como Albrecht, al principio del ballet, no se decide inmediatamente a llamar a la puerta de Giselle, y la delicadeza de esos primeros intentos define el espectáculo —continúa diciendo el crítico Andrew Meacham y añade: el primero de los dos actos se basa principalmente en la pantomima, en una historia que en manos de esta compañía supera las palabras. La primera bailarina Sadaise Arencibia personificó a una belleza inocente, una caracterización encantadora y enigmática. En ella no solo ves los arcos que describe su cuerpo, ves el aire donde ella no está. Ernesto Díaz es impetuoso como Hilarion, el rudo guardabosque que también está enamorado de Giselle, transmitiendo bellamente lo repulsivo de la violencia sexual.”

Sadaise Arencibia y Raúl Abreu

“La ovación, de pie, inmediata, duró entre cinco y 10 minutos, mientras la compañía, aún con carácter sombrío, adoptaba una variada multitud de formas y reverencias. Después, un eufórico David Straz, un financiero clave en el esfuerzo por llevar el ballet a Tampa, expresó la mejor definición: el que no haya visto este espectáculo, se perdió la actuación de su vida.”

El Ballet Nacional de Cuba, por invitación de las autoridades de Yvor City, un enclave en el corazón de Tampa, recorrió sitios históricos de la ciudad vinculados a la vida de José Martí, como el edificio desde el cual se dirigió a los tabaqueros cubanos para exhortarlos a que contribuyeran con la lucha independentista; y el parque “Amigos de José Martí”, en el sitio donde se ubicaba la casa de Paulina Pedroso, patriota cubana que cuidó del Apóstol, luego de que este sufriera un atentado contra su vida.

Las próximas actuaciones del Ballet Nacional de Cuba en los Estados Unidos tendrán lugar en The Kennedy Center for the Performing Arts, en Washington, donde la compañía clausurará el Festival Artes de Cuba, con dos funciones de Don Quijote y cinco de Giselle.